Efectividad de las terapias alternativas
542
post-template-default,single,single-post,postid-542,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

¿Son efectivas las Terapias alternativas?

¿Son efectivas las Terapias alternativas?

DNA_methylation Terapias alternativas ADN

¿Son efectivas las terapias alternativas?

Cada uno, tiene una idea diferente de lo que somos. Para algunas personas, somos un conjunto de espíritu, mente y química, para otras somos tan solo un cuerpo físico con unas emociones y un cerebro… en otros casos, como en la Medicina Tradicional China, también se tiene en cuenta el campo eléctrico y magnético del cuerpo.
Sean cuales sean las creencias de cada cual, el caso es que cada ser humano, tiene al menos, un cuerpo con su química, un cerebro, unas emociones y una energía eléctrico-magnética que le recorre.

Hay mucha controversia con la efectividad de las terapias no tradicionales. Existen muchos detractores así como muchas personas que abogan por ellas.
A mi modo de ver, el problema está en el desorden, el caos que hay en estos momentos con el boom de terapias. Hay muchísimas herramientas para poder mejorar o sanar aspectos de nuestra salud y también hay muchísima ignorancia y desinformación.
Con el auge de la New Age, parece quererse convencer a las personas que todo es energético, que podemos tener una enfermedad grave y como por arte de magia hacerla desaparecer. La física cuántica, se pone cada vez mas “de moda” y como consecuencia de ello surgen alternativas nuevas para conseguir llevar a cabo nuestros deseos.

Por un lado, creo que el desarrollo a todos los niveles del ser humano, es el que posibilita y permite, que algunas de estas herramientas sean efectivas. Por otro lado, estoy en absoluto en desacuerdo con que todas las técnicas/herramientas sirvan a todas las personas y para sanar todos los desequilibrios. Al menos hoy en día, el cerebro humano no tiene un desarrollo por lo general, que le de la capacidad de trabajar cuánticamente a determinados niveles.

De momento, nuestra evolución nos lleva a tener que tratar cada problema con herramientas que estén en el ámbito de ese problema.
Por ejemplo, si tengo un problema de apendicitis, tengo que ir al médico tradicional a que me opere. Si trato de tomarme unas flores de Bach, de utilizar el reiki u otras terapias, evidentemente mi apendicitis se convertirá en una peritonitis y moriré.
Si tengo un bloqueo emocional y mi cerebro ha escondido una emoción en mi amígdala, o saco esa emoción a consciente y resuelvo el problema a nivel cerebral, o por mas que utilice otras terapias el tema no estará resuelto.

Quiero decir con todo esto, que uno de los aspectos que motivan a determinadas personas a no creer en la efectividad de las terapias alternativas, es sencillamente que conocen casos, o han experimentado ellos mismos, que alguna de estas terapias no les ha resultado efectivo, pero esto ocurre porque no han utilizado la herramienta, el tratamiento adecuado para su problema.

En su día me dí cuenta de esto y por eso estudié kinesiología. Esta herramienta me permite “comunicarme” con el cerebro, con los órganos, con las células de esa persona, y saber realmente cual es el problema que le aqueja y cual es la mejor forma de resolverlo. De este modo, la terapia que se le realice, será efectiva.
Todas y cada una de las diferentes formas de “trabajar” los desequilibrios de las personas, son efectivas, pero dependiendo del problema, de la persona y del ser que tratemos, debemos de utilizar unas u otras.

Sin comentarios

Publicar un comentario

14 − 5 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies